Contra Reembolso · Tarjeta bancaria · Envío gratuito

Por qué Kinier Organics

ÉTICA Y FILOSOFÍA KINIER

Kinier Organics basa su filosofía en los conceptos de conocimiento, prudencia y familia: elaboramos suplementos con mucha prudencia, atención y saber hacer, y comercializamos solo lo que consumimos nosotros y nuestras familias.

Tu salud está en el centro de nuestra atención. Kinier Organics es sinónimo de remedios naturales, suplementos, nutracéuticos y productos para el cuidado corporal de la más alta calidad, altamente eficaces y de producción propia. Nuestra larga experiencia, los colaboradores calificados, las técnicas de producción modernas y los controles aseguran que todos nuestros productos sean capaces de satisfacer las solicitudes más exigentes.

Nuestros productos son amados y elegidos porque anteponemos el conocimiento y la ética a las políticas puramente comerciales. Nuestros clientes, distribuidores y colaboradores confían en nosotros.

Siempre que sea posible y apropiado, nuestras materias primas son de origen vegetal o mineral. Utilizamos una alta dosis de esencias vegetales e ingredientes activos elegidos con mucho mimo, capaces de ofrecer lo necesario para ser un verdadero apoyo a tu salud, belleza y bienestar.

¿QUÉ HACE KINIER ORGANICS?

Hay cientos de variables a considerar para crear suplementos efectivos y seguros. Nuestra misión es crear productos que funcionen, en lugar de productos que se vendan únicamente. Para ello contamos con profesionales con gran experiencia en el campo médico y científico y equipos de desarrollo y colaboradores de diferentes países (como Italia, España, Estonia y Suiza).

¿CÓMO CREAR UN PRODUCTO QUE REALMENTE FUNCIONA?

El primer paso para formular composiciones que garanticen un efecto fisiológico real es BASARSE EN LOS RESULTADOS CONCOMITANTES DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS DE GRAN AUTORIDAD.

A la fecha, hay una infinidad de estudios que llegan a conclusiones que luego son desmentidas por otras investigaciones. En un panorama científico de este tipo, la autoridad de la fuente, el número de investigaciones que garantizan el efecto y la seguridad de una sustancia y el tamaño de la muestra sobre la que se realizó el estudio son elementos fundamentales para garantizar su confiabilidad.

La filosofía de nuestra empresa, en la elección de materias primas y en las formulaciones de complementos nutracéuticos, se basa en el uso de sustancias de alta calidad y pureza cuyo efecto fisiológico ha sido demostrado por múltiples fuentes autorizadas. El mismo criterio se utiliza para definir las sinergias alimentarias, por lo tanto, el equilibrio y la combinación de varias sustancias.


Utilizamos las mejores tecnologías capaces de extraer los principios activos manteniendo intactas sus preciadas propiedades y lo hacemos gracias a un equipo de expertos en el sector de la nutricosmética.
Nuestros productos, siguiendo los más altos estándares (ISO22000), son controlados y analizados lote a lote para excluir la presencia de metales pesados, OGM, materias primas que hayan sido irradiadas o contaminadas y par asegurarnos que no contengan nitratos ni alérgenos.

EJEMPLOS DE ALGUNOS ERRORES MUY COMUNES QUE HACEN QUE LOS PRODUCTOS SEAN INEFICAZOS O INCLUSO DAÑINOS

La creación de un complemento hecho para funcionar (hay muchos en el mercado que lamentablemente nacen exclusivamente para vender … y tú, como usuario, no tienes los conocimientos técnicos que te permiten reconocerlos) requiere una gran atención, prudencia y conocimiento.

A continuación, en resumen, se encuentran 4 de los 22 puntos discutidos recientemente en «VALORES CORPORATIVOS Y ÉTICA», una conferencia donde el equipo de Kinier Organics discutió los innumerables errores que no se deben cometer al formular un suplemento.

ERROR N1: el uso del agente de cobertura E171 (dióxido de titanio), considerado potencialmente cancerígeno pero aún utilizado en España y en la mayoría de los países europeos.

El dióxido de titanio se utiliza como agente colorante y de recubrimiento (para cubrir las tabletas con un blanco claro y un azul brillante, por ejemplo, ¡dos colores que representan el 90% del producto en el mercado!). Como colorante tiene propiedades excepcionales, pero una evaluación reciente de la agencia nacional francesa de seguridad alimentaria ANSES ha recomendado prohibir el uso del colorante alimentario E171, que ha demostrado ser potencialmente cancerígeno. ¡Un decreto francés prohíbe el uso de este aditivo en cualquier alimento y suplemento comercializado en Francia!

Hasta ahora, los Estados miembros de la UE no se han puesto de acuerdo con la legislación francesa. La EFSA está llevando a cabo nuevos estudios sobre el E171.

¿QUÉ ES CORRECTO HACER EN ESTE CASO? Nuestra empresa, por sentido común y prudencia y para preservar tu salud, ha decidido ELIMINAR TOTALMENTE ESTE AGENTE DE SUS PRODUCTOS (todavía sorprendentemente tan extendido en España) a la espera de nuevos estudios y conclusiones de la EFSA.

ERROR N2: la administración de una dosis demasiado alta de vitaminas no aumenta su asimilación sino que sobrecarga los riñones y el hígado y simplemente supone un gasto innecesario. Como ejemplo, consideremos la vitamina C que se absorbe en una dosis no superior a 250 mg (datos científicos absolutamente SEGUROS). Por lo tanto, tomar un gramo de vitamina en una sola dosis da como resultado una dispersión de aproximadamente 750 mg (que simplemente sobrecarga los riñones y el hígado).

Entonces, ¿por qué el mercado está lleno de suplementos que ofrecen una dosis de 1 mg de vitamina C en una sola toma? Simplemente porque este producto tiene una gran demanda y no está prohibido. En este caso, el efecto fisiológico y el bienestar del usuario pasan por completo a un segundo plano.

Entonces, ¿qué hacer para tomar una dosis elevada de vitamina C? Sin duda, es más sensato utilizar vitaminas de liberación prolongada para asegurar una correcta asimilación y reducir el % de dispersión. Muy pocas empresas utilizan esta estrategia (obviamente más cara). Una segunda posibilidad es presentar el producto en comprimidos de 333 mg y tomar 3 al día a distancia de unas horas entre una toma y otra. Envasar 120 cápsulas de 1000 mg de vitamina C no es mucho más caro que envasar la misma cantidad en formato de 500 mg. Muchas empresas prefieren 1000 mg ignorando (por negligencia, o por interés comercial) la inutilidad de esta dosificación. ¡No es casualidad que la ingesta de dosis de 1 gramo de vitamina C ya esté prohibida en Francia!

ERROR N3: el uso exclusivo de extractos titulados, eliminando totalmente las otras partes de la planta. Son muchos los casos en los que esta estrategia reduce significativamente la eficacia del producto. Tomemos un ejemplo muy común: CURCUMA. Los beneficios de la cúrcuma no provienen exclusivamente de la curcumina y los curcuminoides. De hecho, hay cientos de estudios que demuestran que son los polisacáridos bioactivos (¡totalmente excluidos cuando usamos un extracto titulado!) los que realizan una acción poderosa en la protección contra los radicales libres. Numerosas fuentes autorizadas han demostrado que la acción sinérgica de TODOS LOS INGREDIENTES ACTIVOS DE LA CURCUMA es significativamente mayor que la lograda por la curcumina aislada (que por lo tanto se propone por razones comerciales y ciertamente no científicas).

La mejor solución, en este caso, es sin duda administrar toda la cadena de polisacáridos (incluida la curcumina) en dosis elevadas y con combinaciones de alimentos (con BioPerine por ejemplo, para aumentar las posibilidades de asimilación) y soluciones tecnológicas (protectoras, cápsulas gastro-resistentes, procesamiento en frío …) para aumentar exponencialmente la biodisponibilidad de todas estas sustancias beneficiosas. En algunos casos concretos puede tener sentido utilizar toda la planta, seca, y además un extracto titulado de la misma. Este procedimiento debe seguirse solo cuando el análisis químico de la sustancia muestre una falta de algunos polisacáridos (ingredientes activos) en comparación con otros.

ERROR N4: ignorar las sinergias alimentarias y sustancias de acoplamiento que se destruyen entre sí. La combinación de ingredientes puede generar beneficios adicionales debido a la unión, llamados sinergias (dos o más sustancias que se ayudan entre sí) o dispersiones o incluso toxicidad (sustancias que si se asimilan juntas se anulan entre ellas). Esto ocurre por ejemplo con los productos lácteos y los taninos ( café, té) que, si se toman junto con alimentos ricos en hierro, reducen su absorción ya que forman complejos insolubles no asimilables. A pesar de estos principios básicos, en ocasiones, encontramos en el mercado productos no sinérgicos o incluso combinaciones de alto riesgo como en el caso de extractos que, si se toman sin la debida supervisión médica y en una dosis incorrecta, pueden afectar el cuadro hormonal (ver San Palmetto).